lunes, 29 de noviembre de 2010

GLAUCOMA - Para tener muy en cuenta

La toma de presión ocular es clave para detectar a tiempo el glaucoma

A esta patología se la suele llamar “el ladrón silencioso” porque va quitando la visión sigilosamente y, por lo común, no presenta síntomas hasta muy avanzada la enfermedad. La clave para detectarla a tiempo es la toma de la presión ocular en la visita al oftalmólogo.
El glaucoma es una enfermedad producida por el aumento de la presión intraocular que, incluso en estadios avanzados, no manifiesta síntomas. Este “ladrón sigiloso de la visión” produce ceguera si no se trata a tiempo: se calcula que unos 67 millones de personas en el mundo lo padecen y en los países en vías de desarrollo, 9 de cada 10 desconoce su afección.
Afecta principalmente a los mayores de 40 años, aunque también se registran casos de glaucoma en jóvenes y niños, y se sabe que existe predisposición en personas con antecedentes familiares o que hayan sufrido traumatismos o inflamaciones intraoculares.
Aunque no tiene cura, la detección a tiempo ayuda en el tratamiento. “Solo el oftalmólogo en una consulta de rutina puede detectar los primeros signos de la enfermedad. Si se detecta a tiempo, los pacientes no pierden la vista. En cambio, en fases tardías, sólo llegan a ver el sector central del campo visual, y con el tiempo, pueden llegar a la ceguera”, advirtió la Dra. Anahí Lupinacci, oftalmóloga del Hospital Universitario Austral (HUA).

¿Cómo es el tratamiento?
“Inicialmente, el glaucoma se trata con gotas, que se administran con una frecuencia de una a dos veces por día. Algunos pacientes se tratan con un láser especial, y en los casos rebeldes al tratamiento médico se necesita una cirugía”, indicó la experta.
En torno a nuevas técnicas y tratamientos para la enfermedad ocular, “antes había pocas drogas con muchos efectos adversos, pero en la actualidad la batería de drogas es mucho más amplia y con mejor aceptación por parte del paciente. Muy pocos necesitan cirugía”, comentó Lupinacci. La clave para el abordaje de la tensión ocular parece estar en las gotas. Bajo este principio, una técnica presentada en el congreso anual de la Sociedad Americana de Química trabaja en un nuevo método que utiliza lentes de contacto impregnadas de vitamina E. De esta forma, las lentes recubiertas de nanopartículas son capaces de ir liberando este principio activo en la superficie ocular, cumpliendo una doble función: por un lado, la presencia de vitamina E en las lentes hace que las moléculas del fármaco se liberen más lentamente hacia el ojo, y al mismo tiempo, puede beneficiar a los pacientes con glaucoma debido a sus propiedades antioxidantes.
En este sentido, la Dra. Lupinacci, evaluó: “Es muy interesante la farmacocinética y sería un buen complemento del tratamiento”, pero también reconoció que “faltan más resultados para poder implementarlo como procedimiento masivo”.
En tanto, pese a que los avances e investigaciones para el tratamiento del glaucoma continúan, la mejor forma de prevenirlo y detectarlo en sus comienzos sigue siendo la consulta temprana con el oftalmólogo.

Contacto:
Dra. Anahí Lupinacci,
Servicio de Oftalmología del HUA
E-mail: alupinac@cas.austral.edu.ar

No hay comentarios: