martes, 17 de enero de 2017

Cadorna... Te suena??

Luigi Cadorna.
Nació en Pallanza, el 4 de septiembre de 1850 - falleció en Bordighera, el 21 de diciembre de 1928. General italiano. Fue el encargado de reorganizar el ejército italiano en los meses previos a la Primera Guerra Mundial.
Su labor al frente del ejército italiano durante los primeros meses de la guerra estuvo más caracterizada por los fracasos que por los aciertos.
Tras su ingreso en el ejército en 1868, fue ascendiendo poco a poco en el escalafón, ocupando diversos cargos en las distintas armas. En 1870 fue destinado al Estado Mayor, que estaba encabezado por su padre, Raffaele Cadorna, con el que ese mismo año asistió a la toma de Roma. En 1875 ascendió a capitán, en 1892 a coronel y en 1905 alcanzó el rango de teniente general.
En 1910 fue nombrado comandante en jefe del VII Cuerpo de Ejército, que tenía su sede en Génova. Fue designado senador por el rey de Italia en 1913. En 1914 alcanzó el rango de jefe de Estado Mayor; desde este puesto continuó con la reorganización del ejército italiano, labor iniciada por el general Pollio.

Cuando Italia entró en la Primera Guerra Mundial, Luigi Cadorna recibió el nombramiento de comandante en jefe del ejército italiano. Condujo en la práctica la dirección de la guerra durante los primeros treinta meses de la contienda, aunque en teoría el comandante en jefe era el rey Victor Manuel III.
Cadorna se encontró con un gran problema: un frente vastísimo de más de 700 km, en el que había grandes dificultades geográficas, entre las que destacaban el Ángulo del Trentino, la muralla de los Dolomitas y los Alpes Julianos.
Su principal éxito militar fue conseguir parar la ofensiva austriaca en el Trentino durante la primavera de 1916. Bajo su mando el ejército italiano logró la conquista de Gorizia (agosto de 1916) y las victorias de Asiago y Baensezza (1917). Todos estos éxitos italianos fueron neutralizados por los movimientos de las tropas austriacas y alemanas a comienzos del otoño de 1917.
Poco antes de la ofensiva de las tropas de las potencias centrales, el general había hecho saber al gobierno italiano su preocupación por la existencia de una intensa campaña derrotista en el interior de Italia. Los hombres de Cadorna fueron vencidos en la batalla de Caporetto (24 de octubre de 1917); la tarde del 28, las tropas italianas abandonaron sus posiciones y se vieron obligadas a replegarse hasta la línea del río Tagliamento. Las fuerzas enemigas arrebataron a los italianos Gorizia y la ciudad de Údine.
Pocas horas después cedieron las defensas montañosas situadas en los Alpes Cárnicos, lo que produjo el desmoronamiento de todo el frente. Tras la caída de Cadore se abandonó la línea del Tagliamento, y el 5 de noviembre Cadorna ordenó a sus hombres retroceder hasta el Piave, tras un intento en vano de estabilizar el frente a la altura del río Livenza.
Los italianos se defendieron con valor en el valle del Piave, donde el general consiguió mantener firmes las líneas.
A causa de la derrota, que supuso la pérdida de 250.000 hombres y 2.300 cañones, Luigi Cadorna se vio obligado a dimitir de su cargo. Fue sustituido por el general Armando Díaz y posteriormente enviado al Comité Central Militar Permanente del Consejo Supremo Político de Guerra Aliado con sede en Versalles, creado el 9 de noviembre de 1917 y encargado del control de las operaciones en el frente occidental. Las conclusiones de las investigaciones oficiales sobre la derrota de Caporetto le obligaron a abandonar su puesto y regresar a Italia; en Versalles fue sustituido el 10 de febrero de 1918 por el general Gaetano Giardio, y privado de su grado y pensión.
Tras el fin de la guerra en 1918, el gobierno italiano inició una investigación sobre la culpabilidad de sus mandos por la gravísima derrota de Caporetto. El informe subsiguiente resultó extremadamente crítico con Cadorna, quien resultó tachado como principal responsable del desastre.
La opinión pública italiana también se mostró hostil a Cadorna por su despilfarro de hombres y material en las ofensivas del Isonzo, su rigor disciplinario tan cruel como inútil, y por el resultado de Caporetto.

En 1924 fue rehabilitado por Mussolini, que lo nombró mariscal de Italia. Las autoridades fascistas afirmaron que a su eficaz labor al frente del ejército italiano se debía gran parte del triunfo definitivo de los italianos en la contienda.
Escribió numerosas obras de temática castrense, entre las que destacan Dell forma du cambattimento della fanteria (1885), Nuovi appunti sulle forme di combattimento dell fanteria (1887), Il Genralle Raffaele Cadorna nel Risorgimento Italiano (1903), La guerra alla fronte italiana fino all´arresto sulla linea del Piave e del Grappa (1921) y Altre pagine sulla grande guerra (1925).
Luigi Cadorna, falleció en Bordighera el 21 de diciembre de 1928 a los 78 años de edad.

Cadorna en la Cultura popular
El mariscal Cadorna presumiblemente, dio origen en la jerga de Buenos Aires al vocablo cadorna que significa «de mala calidad». Se supone que los italo-argentinos de la década de 1920, desilusionados con el desempeño del mariscal asociaron el apellido de este militar a la mala calidad en general, y de ahí la etimología de la palabra.

Fuente: http://www.biografiasyvidas.com/

No hay comentarios: