sábado, 31 de marzo de 2018

CHISTE FINO...

Había una pareja de abuelos que estaban casados hacía más de 60 años. No eran millonarios pero vivían bien gracias a las jugosas pensiones que disfrutaban cada uno de ellos.
Gozaban de buena salud gracias a su régimen de ejercicios y sobre todo, gracias a las dietas alimenticias en las que la anciana había insistido desde siempre.
Un día, al regreso de unas vacaciones su avión se estrelló y ellos fueron a parar directamente al cielo. San Pedro les dio la bienvenida y los condujo a una hermosa y lujosa mansión con todas las comodidades imaginables, incluyendo un Ángel que estaría permanentemente a su servicio.
     El anciano aún incrédulo, tímidamente le dice a San Pedro:
- Esto es maravilloso, ¿Cuanto nos va a costar?
- Nada, absolutamente nada; Habéis vivido una vida ejemplar como pareja, y esta es vuestra recompensa.

     El anciano mira por uno de los inmensos ventanales y ve el más  hermoso campo de golf que hubiera siquiera imaginado y dice:
- ¿Cuanto cuesta jugar en ese club?
- Hijo estamos en el Paraíso, y aquí todo es gratis...

     Luego fueron a un elegante restaurante donde encontraron un enorme  buffet con los más exquisitos platos de comida: Carnes, aves, mariscos, pescados, postres, vinos... San Pedro observa al anciano y dice:
- No preguntes otra vez; ya te dije que aquí todo es gratis.

     El anciano mira a su esposa y nervioso pregunta a San Pedro:
- ¿Y donde está la comida saludable... sin grasas, sin harinas, sin colesterol, la leche deslactosada, el café descafeinado...
- No se preocupe —Dice el Santo interrumpiéndolo—, aquí podéis comer y beber de todo lo que se te antoje, sin temor a engordar ni a enfermarse: esto es el Cielo.
- Quiere decir ¿que no estoy obligado a hacer ejercicio?  ¿que no necesito comer sin sal? ¿sin azúcar? ¿sin grasas? ¿que puedo beber licor?  ¿etc. etc.?
- Así es —responde San Pedro—, aquí puedes comer y beber lo que quieras, sin ningún tipo de consecuencias negativas....

     El anciano mira a su esposa fijamente y le grita:
- Tú y tus dietas del carajo!! ¡sin ellas podríamos haber estado aquí hace por lo menos 15 años...

No hay comentarios: