jueves, 31 de mayo de 2018

Aneurisma en el cerebro

El aneurisma es una zona débil en la pared de un vaso sanguíneo que provoca que éste sobresalga o se abombe.
Cuando se presenta un aneurisma en un vaso sanguíneo del cerebro, se denomina aneurisma cerebral o intracraneal.

Causas
Los aneurismas en el cerebro ocurren cuando hay una zona debilitada en la pared de un vaso sanguíneo. Un aneurisma puede estar presente desde el nacimiento (congénito). También puede desarrollarse más adelante en el transcurso de la vida, como sucedería después de una lesión de un vaso sanguíneo.
Existen muchos tipos de aneurismas. El más común se llama aneurisma sacciforme. Este tipo puede variar de tamaño desde unos pocos milímetros a más de un centímetro. Los aneurismas sacciformes gigantes pueden superar los 2.5 cm. Estos aneurismas son más comunes en los adultos. Los aneurismas sacciformes múltiples se heredan de padres a hijos con más frecuencia que otros tipos de aneurismas.
Otros tipos de aneurismas cerebrales implican un ensanchamiento de todo un vaso sanguíneo. También pueden aparecer como un abombamiento de una parte de un vaso sanguíneo. Estos tipos de aneurismas se pueden presentar en cualquiera de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro. El endurecimiento de las arterias (arteroesclerosis), un traumatismo y una infección pueden todos ellos lesionar la pared vascular y todos pueden ocasionar aneurismas cerebrales.
Aproximadamente el 5% de la gente tiene un aneurisma en el cerebro, pero sólo un pequeño número de estos aneurismas causa síntomas o ruptura.
Los factores de riesgo incluyen:
•Antecedentes familiares de aneurismas cerebrales
•Problemas de salud como la poliquistosis renal, la coartación de la aorta y endocarditis
•Hipertensión, fumar, consumir alcohol, y el uso de drogas ilegales

Síntomas
Una persona puede tener un aneurisma sin presentar ningún síntoma. Este tipo de aneurisma se puede encontrar cuando se hace una resonancia magnética o una tomografía computarizada del cerebro por otra razón.
Un aneurisma cerebral puede empezar a dejar escapar una pequeña cantidad de sangre, lo cual puede causar un dolor de cabeza muy fuerte que una persona puede describir como "el peor dolor de cabeza de su vida". Se puede denominar cefalea en trueno o centinela. Esto significa que el dolor de cabeza podría ser un signo de advertencia de una ruptura por venir que podría suceder días o semanas después de que el dolor de cabeza sucede por primera vez.
Los síntomas también pueden ocurrir si el aneurisma ejerce presión sobre estructuras cercanas en el cerebro o se abre (se rompe) y causa sangrado intracerebral.
Los síntomas dependen de la localización del aneurisma, si se rompe o no y sobre qué parte del cerebro está ejerciendo presión. Los síntomas pueden incluir:
•Visión doble
•Pérdida de la visión
•Dolores de cabeza
•Dolor en el ojo
•Dolor en el cuello
•Cuello rígido
•Zumbido en los oídos
Un dolor de cabeza intenso y repentino es un síntoma de que un aneurisma se ha roto. Otros síntomas de la ruptura de un aneurisma pueden abarcar:
•Confusión, falta de energía, somnolencia o estupor
•Párpado caído
•Dolores de cabeza con náuseas o vómitos
•Debilidad muscular o dificultad para mover cualquier parte del cuerpo
•Entumecimiento o disminución de la sensibilidad en cualquier parte del cuerpo
•Problemas para hablar
•Crisis epiléptica
•Cuello rígido (ocasionalmente)
•Cambios en la visión (visión doble o pérdida de ésta)
Nota: un aneurisma que presente ruptura es una emergencia médica.

Pruebas y exámenes
Un examen ocular puede mostrar signos de aumento de la presión dentro del cerebro, como hinchazón del nervio óptico o sangrado dentro de la retina del ojo. Un examen del cerebro y del sistema nervioso puede mostrar movimiento ocular, habla, fuerza y sensaciones anormales.
Se pueden utilizar los siguientes exámenes para diagnosticar un aneurisma cerebral y determinar la causa del sangrado dentro del cerebro.
•Angiografía cerebral o angiografía de la cabeza con tomografía computarizada en espiral para señalar la localización y el tamaño del aneurisma
•Punción raquídea
•Tomografía Computada de la cabeza
•Resonancia Magnética de la cabeza o angiografía por RM

Tratamiento
Se usan dos métodos comunes para reparar un aneurisma que aún no se ha roto:
•El clipaje (colocación de grapas) se hace durante una neurocirugía (craneotomía) abierta.
•La reparación endovascular se realiza casi siempre. Esta reparación usa un espiral o embolización. Es una manera menos invasiva de tratar algunos aneurismas.
No todos los aneurismas necesitan tratamiento inmediato. Los que son muy pequeños (menos de 3 mm) tienen menos probabilidad de romperse.
Una aneurisma rota es una emergencia que necesita tratarse inmediatamente. El tratamiento puede implicar:
•Hospitalización en una unidad de cuidados intensivos (UCI)
•Reposo absoluto en cama y restricciones de actividad
•Limpieza de la sangre de la zona del cerebro (drenaje ventricular cerebral)
•Fármacos para prevenir las crisis epilépticas o convulsiones
•Medicamentos para controlar la presión arterial y los dolores de cabeza
•Medicamentos intravenosos para prevenir infección  
Una vez que se ha reparado el aneurisma, la persona puede necesitar prevenir un accidente cerebrovascular (ataque cerebral) debido al espasmo de los vasos sanguíneos.

Expectativas (pronóstico)
El desenlace clínico depende de muchos factores. La gente que entra en coma profundo después de la ruptura de un aneurisma generalmente no se recupera tan bien como quienes presentan síntomas menos serios.
Los aneurismas cerebrales rotos con frecuencia son mortales. De las personas que sobreviven, muy pocas tienen algún tipo de discapacidad permanente.

Posibles complicaciones
Las complicaciones de la aneurisma en el cerebro pueden incluir:
•Aumento de la presión intracraneal
•Pérdida de movimiento en una o más partes del cuerpo
•Pérdida de la sensibilidad de alguna parte de la cara o del cuerpo
•Convulsiones
•Accidente cerebrovascular
•Hemorragia subaracnoidea

¿Cuándo contactar a un profesional médico?
Consulte al profesional médico, si presenta dolores de cabeza repentinos o fuertes, especialmente si también presenta náuseas, vómitos, convulsiones u otros síntomas del sistema nervioso.
Igualmente, consulte si tiene un dolor de cabeza inusual, especialmente si es fuerte o el peor que haya sentido.

Prevención
No hay forma conocida de evitar que se forme un aneurisma cerebral sacciforme. El tratamiento de la hipertensión arterial puede reducir la posibilidad de que se rompa un aneurisma existente. Controlar los factores de riesgo para la arteroesclerosis puede disminuir la probabilidad de algunos tipos de aneurismas.
La gente que está al tanto de que tiene un aneurisma puede necesitar visitar al médico regularmente para asegurarse de que éste no esté cambiando de tamaño o forma.
Si se descubren a tiempo, los aneurismas que no han presentado ruptura se pueden tratar antes de que causen problemas.
La decisión de reparar un aneurisma cerebral que no ha presentado ruptura se basa en el tamaño, el lugar donde se localiza, la edad de la persona y su estado general de salud.

Fuente: Revista NIH MedlinePlus Salud

No hay comentarios: